AUDIENCIA 92 / APREMIOS, TORTURAS, VIOLACIONES: SE EXTIENDE EL HILO DE LA MEMORIA EN LA MEGACAUSA

03-08-15| Prestaron declaración Ana Jakowczyk sobre la desaparición de su hermano Carlos y su cuñada María Inés Correa Llano, embarazada de 7 meses al momento del secuestro; Juan Carlos Granizo por su hermano, Luis Alberto, asesinado con cuatro tiros en la cabeza y calcinado en el camino a Las Lajas; Inés Dorila Atencio, sobre su propia detención en el D2, asociada a la causa Roque Luna por la que denunció reiteradas violaciones sexuales. Delia Mazzolo testimonió por la desaparición de María Leonor Mércuri, compañera de estudios de la Escuela de Trabajo Social. Finalmente, Mercedes Verdejo declaró sobre el secuestro, torturas y exilio de su padre, Carlos Verdejo.

Ana Teresa Jakowczyk

Ana Teresa Jakowczyk

Sin rastros

En primer término se escuchó el testimonio de Ana Teresa Jakowczyk, hermana del desaparecido Carlos Jakowczyk y cuñada de María Inés Correa Llano, ambos secuestrados en 16 de septiembre de 1976.
Ana relató que su familia estaba conformada por 5 hermanos, su padre y madre, quienes se instalaron en Bowen en 1949. Años después, Carlos contrajo matrimonio, en Buenos Aires, con Marta Basualdo, se separó y regresó a Mendoza. En el ‘74 o ‘75 se radicó definitivamente en Ciudad, donde ejercía el oficio de plomero y electricista y se desempeñó en una constructora del barrio Dalvian.
Según la testigo, el encuentro e inicio de relación con María Inés Correa Llano se produjo en el Hospital Central. Él estaba internado por una dolencia cardíaca y ella era instrumentista en ese nosocomio. Desde ese momento formaron pareja y se fueron a vivir juntos a un chalet de la familia de Correa Llano, ubicado en Chacras de Coria. La mujer recordó que, de acuerdo a versiones de terceros, los dos colaboraban en la labor social que realizaba Macuca Llorens, en el Barrio San Martín. Ella hacía labores manuales como bordado o tejido y él estaba abocado al deporte con los pobladores de la zona
Poco pudo aportar Ana sobre el secuestro y desaparición de Carlos. Sólo recordó que su hermano Pablo se dirigió al domicilio de Chacras cuando ya no había nadie. Agregó que no conocía mayores detalles porque ella estaba abocada al cuidado de su mamá y su hermano les retaceaba información para no inquietarlos. Asimismo, dijo que tenía entendido que se había presentado un Habeas Corpus por la desaparición de la pareja.
Finalmente, en respuesta a una pregunta del fiscal Vega, Ana Jakowczyk relató que el matrimonio fue de visita a Bowen en julio o agosto del ’76. Esa fue la única ocasión en que vio a María Inés y aseguró que estaba embarazada. Efectivamente, para la fecha de su secuestro, María Inés Correa Llano cursaba el séptimo mes de gestación de un niño o niña que, presumiblemente, nació en cautiverio. Hasta el presente nada se sabe sobre el destino de la pareja ni de la criatura de ambos.

Brutalidad en el ‘75

Juan Carlos Granizo

Juan Carlos Granizo

Luis Alberto Granizo, secretario de Actas del Sindicato Gastronómico en 1974, apareció con cuatro tiros en la cabeza y calcinado al costado del camino al Campo La Lajas, el 28 de noviembre de 1975. Por este trágico episodio fue convocado por el Tribunal, su hermano Juan Carlos, quien ofreció alguna información sobre el hecho.
El testigo relató que Luis era soltero, vivía solo y tenía la concesión de un comedor en el centro de la Ciudad. A pesar de que no pudo aportar la fecha y la circunstancia de su secuestro, se conoce que el 10 de noviembre, Luis Granizo fue detenido, posiblemente por la policía federal, cuando caminaba acompañado por un tal Funes. También, el declarante relató que al notar la ausencia de la víctima e iniciar su búsqueda, advirtió que gente de civil le hacía seguimiento. Junto con su hermano Washington interpelaron al vice comodoro Santuccione y a Arrieta Cortez en el patio de la Central de Policía, preguntando por Luis. El jefe de Policía le respondió que tenía 20 años para esclarecer su desaparición y no dio más cabida a su reclamo.
Días después fueron anoticiados del hallazgo del cadáver en las cercanías del camino a Las Lajas. Dijo, además, que estaba irreconocible, pero que se lo pudo identificar por la prótesis dental.
Preguntado por otras gestiones a nivel judicial, dijo desconocerlas. El fiscal Vega le informó que en su causa obra un infructuoso Habeas Corpus presentado por Washington Granizo.

“Como si me hubieran matado en vida”

Inés Dorila Atencio

Inés Dorila Atencio

Inés Dorila Atencio tenía 23 años cuando llegó de San Juan a trabajar como empleada doméstica, cama adentro. Cuatro años después, el 6 de agosto de 1976 salió con su novio, Víctor Hugo Díaz, de visita a la casa de un amigo del mismo, Rubén Álvarez, quien había quedado en una situación comprometida por haber alojado a una pareja perseguida. Al regresar al domicilio de su empleadora, un grupo de personas del Ejército los detuvo en la puerta de la casa, les vendaron los ojos y se los llevaron en sendos vehículos Ford Falcon. Después de andar mucho tiempo, Inés fue ingresada al Palacio Policial, donde le sacaron fotos, le preguntaron sus datos y luego, maniatada y con los ojos vendados, fue depositada en un calabozo. Le habían quitado la cartera en la que tenía sus documentos y todo su sueldo del mes.
La Sra. Atencio en este punto de su declaración, totalmente conmovida y angustiada, relató su padecer durante los seis días que duró su estadía en el D2, en donde fue violada en reiteradas oportunidades por distintos individuos. Asustada, escuchó los gritos de otros detenidos, con los que no se atrevió a hacer contacto. Ante el ofrecimiento del fiscal Vega, de detener su declaración, en vista de su estado emocional, Inés dijo que no, que ella quiso borrar todo lo que pasó durante más de 35 años, pero que estaba allí para contar lo sucedido, al tiempo que pedía disculpas por haberse puesto mal. “Nunca me pegaron pero las violaciones era como si me hubieran matado en vida”.
El 12 de Agosto, la declarante fue liberada, sin los documentos ni el dinero.
Volvió a pie a la casa de su empleadora, quien había denunciado en la policía su ausencia y donde tuvo que presentarse a declarar lo que le había pasado. En esa oportunidad, por pudor, no pudo relatar los abusos a los que fue sometida.
Ante la pregunta de Vega, Inés contestó que nunca supo que hubiera sido involucrada en alguna causa judicial, nunca declaró ni fue citada para hacerlo. Sin embardo, las actuaciones complementarias labradas con motivo de un procedimiento realizado en Guaymallén que culminó con la detención de Inés Dorila Atencio y Víctor Hugo Díaz, obran en la causa caratulada Fiscal c/ Roque A. Luna.
Ante la pregunta del defensor Civit, Inés Atencio contestó que no había denunciado los ataques sexuales anteriormente, por pudor, pero que por eso ahora estaba aquí, para contarlo y para que “esto no pase nunca más”.

Leonor Mercuri como metáfora de la Escuela de Trabajo Social: paradigma democrático y revolucionario

Delia Nora Mazzolo

Delia Nora Mazzolo

Delia Nora Mazzolo se presentó a declarar en la causa de la desaparición de María Leonor Mercuri, quien fue su compañera de estudios y amiga. Delia relató que Leonor era oriunda de Capital Federal, de donde había venido a estudiar Trabajo Social en 1975, que trabajaba en el Banco de Desarrollo y militaba en el PRT.
La testigo relató que después del golpe de 1976, cuando se cerró temporariamente la escuela de Trabajo Social y fueron despedidos todos los profesores, un grupo de 6 ó 7 estudiantes comenzó a trabajar con el Padre Llorens en el Bº San Martín, ayudando a niños a estudiar. Luego, en agosto, la escuela fue reabierta e intervenida por la Fuerza Aérea. En ese contexto, entre otras cosas se cambiaron los planes de estudio y no se reconocieron materias que habían sido rendidas bajo el plan anterior, que la testigo describió como de un “paradigma democrático y revolucionario”.
El 9 de agosto de ese año, Leonor desapareció en el trayecto del colectivo a su casa del Bº Cementista. Las compañeras del grupo la buscaron al notar su ausencia en la reunión de los sábados y finalmente, avisaron a su familia. Ya habían sabido que otros estudiantes habían sido detenidos. El grupo, alertado por los riesgos que se corrían, se siguió reuniendo algunas veces en la Iglesia de los Jesuitas. El Padre Llorens luego les aconsejó que no preguntaran más por Leonor ya que había sabido que era una de las personas que habían sido arrojadas en el Dique Carrizal.
Entre los nombres que la fiscalía le preguntó, Delia reconoció el de María Inés Correa Llano, como una compañera en cuya casa se habían reunido una o dos veces a estudiar, y el de Carlos Jakowczyk, como su pareja.

El largo itinerario de Carlos Verdejo

Mercedes Amalia Verdejo

Mercedes Amalia Verdejo

Mercedes Amalia Verdejo relató que su padre, Carlos Alberto Verdejo, fue detenido por personal del Ejército Argentino, el 17 de Marzo de 1976. Ella se encontraba en la casa de sus padres con su beba, porque su marido estaba de viaje. Contó que alrededor de las 3 de la mañana se presentaron, golpeando la puerta y gritando. Eran muchos soldados los que ingresaron al domicilio del Bº SUPE y registraron toda la casa, los armarios, muebles y a su beba, a quien tomó un uniformado, revisándole hasta los pañales, antes de devolverla a sus brazos.
Carlos A. Verdejo, quien trabajaba en los pozos petrolíferos de YPF, y era delegado gremial, fue llevado y subido en un camión. La testigo pudo ver que afuera había varios vehículos más. El mismo día también fue detenido un hermano de Carlos, Armando Verdejo.
La familia comenzó a buscar el paradero de Carlos: la policía, el Comando de la calle 9 de Julio, al Palacio Policial, al Comando de la VIII Brigada de Montaña, también fueron al Arzobispado. Luego se comunicaron con otras personas en esa misma situación, contactaron a los abogados Guevara, Escayola y Chaves, quienes trataron de hacer una averiguación, pero no tuvieron respuesta. Mercedes supo que se presentó un Habeas Corpus, pero ella no se ocupó, sino su madre y no se enteró del resultado del mismo. Pasados 3 ó 4 días del golpe del 24 de marzo, fue liberado su tío Armando, quien les avisó que su padre estaba en la Comisaría 7ma. de Godoy Cruz. Días después supieron que estaba en la Penitenciaría, desde donde Carlos Verdejo les envió una carta.
Mercedes contó que cuando volvió a ver a su padre, ya no era el mismo. Estaba muy golpeado, lastimado, deteriorado. Había pasado por el D2, Contraventores, la Comisaría 7ma de Godoy Cruz (donde fue muy torturado en interrogatorio), el Penal de Mendoza. En septiembre de 1976 fue trasladado a La Plata hasta Junio de 1977, cuando le dieron la opción de salir del país, y a pesar de que él no quería, la familia lo convenció, por su estado físico, de irse a Méjico.
Nunca les dijeron por qué estaba preso. En el Ministerio del Interior, en la Capital Federal, les informaron que estaba a disposición del PEN.
La testigo contó con tristeza que cuando su padre volvió estaba en condiciones de volver a trabajar, pero lo habían declarado prescindible. Carlos Verdejo les relató que cuando estaba en el Penal le habían hecho firmar, bajo amenazas, algunos papeles, entre los cuales estaba su renuncia a YPF.
Antes de retirarse, Mercedes Verdejo quiso destacar a mujeres como su madre que, como muchas, mantuvieron su compromiso y sabe que ella (si viviera) habría estado declarando en esta instancia, feliz de hacerlo.

Los testimonios de la audiencia de hoy, junto a los dos programados para la de mañana martes, dan por finalizado el turno de la fiscalía y las querellas en la Megacausa. De este modo comienza el momento donde la defensa de los acusados presentará sus testigos a declarar. Los dos primeros serán el exjuez Luis Leiva y el abogado Juan Carlos Aguinaga.

Las audiencias continúan mañana martes en el horario habitual.

Ver fotos AUDIENCIA 92

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s