AUDIENCIA 144 / ALEGATOS – PRIVACIÓN ABUSIVA Y ASOCIACIÓN ILÍCITA

23-05-16| El fiscal ad hoc Daniel Rodríguez Infante describió y calificó las acusaciones sobre los agentes penitenciarios Oscar Bianchi y Pedro Modesto Linares quienes deben responder en las causas que involucran a Eugenio Paris, Nilo Torrejón, Pablo Seydell, Luis María Moretti y Francisco Amaya en el tramo en el que estuvieron detenidos en el penal de calle Boulogne sur Mer. Luego, la doctora Patricia Santoni comenzó otra serie de alegatos relacionados con hechos ocurridos en el D-2.

La legitimación del secuestro

El doctor Rodríguez Infante concluyó que la intervención directa y persona de Linares y Bianchi en los hechos que se les imputan y en muchos más que no forman parte de este juicio está altamente probada. Así lo indican decenas de testimonios, enumerados en audiencias anteriores, y la reiteración de los hechos. Los dos penitenciarios de ninguna manera pudieron ser ajenos o ignorar lo que sucedía con los detenidos.

Citando variada jurisprudencia el representante del Ministerio Público Fiscal explicó que también quienes estuvieron detenidos en cárceles sufrieron privación abusiva de la libertad que el aparato organizado de terrorismo estatal intentó legitimar de las más diversas maneras. Para se valió de tres herramientas: los secuestros con orden judicial realizados en forma violenta por grupos de tareas integrados por personas encapuchadas; los secuestros con órdenes judiciales posteriores a los procedimientos y los secuestros en sí mismos. En los casos de los que sobrevivían se pretendía blanquear los secuestros con decretos del PEN o con resoluciones de los Consejos de Guerra.

Torrejón fue secuestrado en San Rafael y Paris en su trabajo, ambos sin órdenes judiciales. A Seydell, Amaya y Moretti les hicieron un sumario policial fraguado. Los dos primeros ingresaron a la Penitenciaría desde el D-2 con las particularidades de que con Torrejón, el decreto del PEN salió el mismo día mientras con Paris la condena del Consejo de Guerra fue posterior. Seydell, Amaya y Moretti fueron enviados al penal desde la Octava Brigada de Infantería de Montaña, sin decreto del PEN ni Consejo de Guerra, el que recién se expidió casi un año después.
Linares y Bianchi no desconocían la ilegalidad de las detenciones ni que el penal blanqueaba detenciones. “No sabíamos su situación judicial”, admitió Bianchi. Queda claro que la permanencia en la penitenciaría fue un tramo más de la privación abusiva de la libertad sufrida por quienes pasaron por allí.

En cuanto a la asociación ilícita no es necesario extenderse demasiado pues el sólo hecho de integrar un aparato represivo estatal, es suficiente para ser parte de ella.

La fiscalía considera que Bianchi y Linares son culpables de los delitos de tormentos agravados y privación abusiva de la libertad en los casos que tuvieron como víctimas a Torrejón y Paris (por parte de Bianchi) y Seydell, Amaya y Moretti (por parte de Linares). Además, ambos ex penitenciarios deben responder por el delito de asociación ilícita.
A continuación la fiscal Patricia Santoni alegó sobre causas en los que personas ya acusadas -y condenadas- continúan teniendo intervenciones como autores mediatos. El D-2 sigue teniendo su rol protagónico como parte del aparato represivo estatal.

Miguel Ángel Rodríguez

Rodríguez Infante - Santoni

Declaró en numerosas ocasiones, por última vez en 2014, y la fiscal reconstruyó su historia. Desde pequeño vivió en General Alvear. Al finalizar la escuela secundaria viajó a Buenos Aires para estudiar Ingeniería. Allí desarrolló su actividad política en la TUPAC (Tendencia Universitaria Popular Antiimperialista Combativa). Con el asesinato de un militante, en 1974 vuelve a su pueblo original pero entre 1975 y 1976 se muda a Mendoza.

El 17 de diciembre del 76 a la noche se encontraba con un compañero, Oscar Krizizanovsky, repartiendo panfletos en el Barrio San Martín. Los secuestraron muchos sujetos de un modo muy violento, haciendo un gran despliegue y con tiros al aire. Horas después de la golpiza en la Comisaría 33 fueron trasladados al D-2. Se los acusaba de portar panfletos del partido comunista marxista leninista de la ex agrupación Vanguardia Comunista.

Rodríguez denunció haber sido interrogado bajo tortura en numerosas ocasiones, además de recibir golpes adentro de su celda. Recordó que lo pateaban en las costillas, el lugar donde más lastimado estaba. También mencionó la situación de extrema violencia a la que eran sometidas todas las personas allí detenidas. Antes de la medianoche, en las fiestas de fin de año todos fueron torturados.

El 25 de marzo de 1977 fue trasladado al pabellón de presos políticos de la penitenciaría de Mendoza. No solo pasó por la sala de tormentos sino que también fue llevado a los chanchos o celdas de castigo después de negarse a firmar un acta con una supuesta declaración suya.

El 28 de julio de 1977 fue condenado a dos años de prisión en un Consejo de Guerra. Sin embargo,trasladado a la Unidad N°9 de La Plata y a Caseros después, estuvo privado de su libertad tres años y siente meses.

La acusación subsiste contra Paulino Enrique Furió quien ya cumple condena por el secuestro y la desaparición forzada de 8 personas en el Operativo Escoba. Era jefe de la División Dos de Inteligencia desde el 30 de diciembre de 1976.

Ángeles Josefina Gutiérrez de Moyano

IMG_4133

Jubilada como docente, trabajaba en su florería ubicada en la calle España de Ciudad. Fue directora de una escuela y fundadora del Partido Peronista Auténtico junto con Martínez Baca. Además colaboraba en la Casa Cuna y hacía otras actividades de beneficencia.

Días antes del golpe, la Policía había detenido a una amiga de ella, confundiéndola con Ángeles. María Elena Montaño denunció que la interrogaron mientras la golpeaban.

Finalmente, el 20 de abril del 77, a sus 60 años,Gutiérrez salió de su florería tarde a la noche y la secuestraron. A media cuadra de la florería fue introducida por la fuerza en un Renault 12 blanco. Omar Savarino, el testigo que contó esto, dijo que intentó ayudarla y después hacer una denuncia en la Comisaría 2 pero no se la tomaron.
El 23 de abril, los hijos interpusieron un recurso de hábeas corpus y nunca tuvieron respuesta. Hasta el día de hoy se encuentra desaparecida.

Furió ya cumple condena por las tareas de inteligencia en este caso. La acusación de Patricia Santoni es en esta causa contra Alcides París Francisca, jefe de la Policía de Mendoza entre el 76 y el 79, por ser autor mediato de:

  • Privación abusiva de la libertad agravada por mediar violencia y amenazas, en el caso de Ángeles Josefina Gutiérrez de Moyano.
  • Homicidio doblemente agravado por alevosía y por mediar concurso premeditado de dos o más personas, por el mismo caso.

Ver fotos AUDIENCIA 143 y 144

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s