AUDIENCIA 155 / LAS INCREÍBLES EXCUSAS DE LA JUSTICIA

01-08-16| Con abundante y contundente documentación, el fiscal Dante Vega, con la colaboración de Patricia Santoni, continuó analizando las causas de 1976 en las que están involucrados los 4 ex jueces. En todos los casos el representante del Ministerio Público recordó y rebatió los argumentos esgrimidos por los ex magistrados, sobre todo por Otilio Romano, para intentar justificar la omisión de investigación.

Fiscal alega causa Luna

Pedido de mayor celeridad

En el inicio de la audiencia uno de los representantes del MEDH, Pablo Salinas, informó al TOF que realizó una presentación, firmada por representantes de todos los organismos de Derechos Humanos de la Provincia, para que el juicio en curso tenga más continuidad. En el escrito se hace hincapié en que ya tiene fecha de inicio un nuevo juicio e incluso ya fueron notificadas las partes de que el próximo proceso judicial de lesa humanidad en Mendoza se iniciará en octubre. Por ello es que se solicitó que se implementen 3 audiencias por semana, que se habilite el horario vespertino y que se prevea que en las semanas en que los lunes sean feriados, se cambie el día.
El doctor Salinas expresó que se entienden las diversas contingencias que a veces retrasan la actividad como también la carencia de jueces pero pidió un esfuerzo que redundaría en beneficio para todas las partes, incluidos los imputados.
El presidente del TOF, Alejandro Piña, explicó la imposibilidad insalvable de que se utilicen los días miércoles –por el juicio de San Rafael- pero aseguró que comparte la inquietud y que en la medida de lo posible se atenderá el pedido.

José Antonio Rossi

Es el 13º caso de desaparecidos de Mendoza que forma parte de la causa de los ex jueces. Fue secuestrado el 27 de mayo de 1976 en pleno centro, de un café de Las Heras y 25 de Mayo. Allí estaba con su hija y su madre, quien en un determinado momento se alejó del lugar por unos instantes, y cuando volvió su hijo ya no estaba. La niña había sido usada como carnada por las fuerzas represivas para concretar el secuestro de Rossi.
Dos Hábeas Corpus presentados por la mamá de José corrieron la misma suerte de todos: rechazados. En los dos participaron Petra y Guzzo como jueces y Romano con fiscal. En su descargo, Romano dijo que era inentendible que un HC sea presentado más de un año después de la desaparición y ensayó un inexplicable juego de fechas en el que incluso aludió a Rabanal, que nada tenía que ver con la causa y a quien calificó como “el héroe del operativo que terminó con la vida del cabo Cuello”. Lo curioso es que, pese a esa afirmación, Romano tampoco promovió investigación alguna sobre Rabanal. Por supuesto tampoco investigó la desaparición de Rossi e intentó ampararse en los tiempos de presentación de los HC.

Lidia Beatriz De Marinis

La secuestraron del departamento de sus padres el 3 de junio de 1976, en calle Catamarca de Ciudad. Su madre, la recordada Isabel, quien murió en 2012 con el alivio de haber declarado ante un tribunal y de haber escuchado las condenas en juicios anteriores, pudo ver cómo se llevaban a su hija. Aunque había sido maniatada logró desprenderse de las ataduras y ver por la ventana del cuarto piso del edificio que habitaban los tres autos que participaron del operativo. Esos datos los aportó tanto a la Policía como a la Justicia. Describió un Fiat 128, un Fiat 125 y un Ford Falcon.
Con esos detalles y con nueva información que la familia obtuvo fueron presentados 4 HC, el primero de ellos al día siguiente del secuestro. Todos fueron rechazados con intervención de Miret, Romano y Guzzo. Aquí Romano incurrió en dos falsos argumentos. Por un lado dijo que “donde había pruebas yo promovía una investigación y donde no había tampoco solicitaba el sobreseimiento”. La realidad demuestra todo lo contrario. Por otra parte argumentó que “había una guerra y uno no sabía si los desaparecidos pasaban a la clandestinidad voluntariamente”. A este concepto, Dante Vega lo desacreditó totalmente por cuanto no se podía de ninguna manera pensar que una madre iba a abandonar voluntariamente a su bebé que tenía 5 meses. Es el caso de Sergio Lisandro el hijo de Lidia quien tenía esa edad al momento del secuestro.

Mercedes Vega de Espeche

A la reconocida médica de los barrios del Oeste la secuestraron el 7 de junio de 1976. Antes hubo un allanamiento en su domicilio. Al día siguiente de  los hechos la madre concurrió a la IV Brigada Aérea y al Comando de Comunicaciones. Con todos esos elementos fueron presentados los HC que Guzzo rechazó con notificación al entonces fiscal Romano.
En las presentaciones judiciales se mencionó la participación de personas armadas y el hecho del allanamiento previo. Sin embargo la respuesta de “autores ignorados”  era sistemática sobre todo porque los autores no eran tan ignorados. Aquí también Romano intentó ampararse en el tiempo transcurrido entre el secuestro y la presentación del HC para pretender justificar la omisión de investigar.

Causa Luna

La causa Luna

El fiscal Dante Vega aseguró que la Causa Luna presenta un rosario de irregularidades policiales y judiciales. Se refirió específicamente a los casos de Antonio Savone, Leopoldo López y Héctor García, secuestrados los tres en junio de 1976.
Las denuncias por apremios, realizadas ante la propia Justicia Federal, no merecieron una sola investigación. Por el contrario aquí Romano dio por válidas las declaraciones tomadas por la policía ignorando que fueron arrancadas bajo torturas para apelar las excarcelaciones dispuestas  por el juez Guzzo.
Las irregularidades en la causa Luna son incontables como que Rosa Gómez fue a declarar vendada a los Tribunales Federales, a Ramón Córdoba se le negó la posibilidad de un abogado y a Graciela Morales, Héctor García y Daniel Ubertone se les tomó declaración en la penitenciaría sin que nunca vieran a un juez.
Para la Fiscalía está sobradamente acreditada la responsabilidad de Otilio Romano en todos los casos de la causa Luna.

Olga Salvucci

Secuestrada el 27 de junio de 1976 en la vía pública “por llevar libros”, recuperó la libertad el 14 de marzo del año siguiente por la tenacidad de su esposo Horacio Leceta, quien prácticamente reemplazó al juez Petra porque fue el propio Leceta quien realizó las tramitaciones correspondientes y quien le indicó el camino al magistrado. Salvucci nunca tuvo causa judicial y Leceta hizo lo que no hizo el juez Petra, quien curiosamente, ante un HC ofició a la SIDE, algo que no tiene explicación, salvo que Petra supiese que ese organismo manejaba información lo que derrumba una vez más el argumento de que nada sabían.

Inés Dorila Atencio

Trabajaba en el servicio doméstico y cuando fue detenida la agregaron a la Causa Luna. El 10 de agosto de 1976, la dueña de la casa donde prestaba sus funciones denunció que Inés se había ausentado cuatro días atrás y no había vuelto. Regresó un día después y contó que estuvo detenida cinco días en una dependencia policial de la calle Belgrano.
El sumario policial que se elevó sobre la base de la denuncia concluye que estuvo en el D-2 y hacia allí elevaron las actuaciones. El jefe de la Policía, Sánchez Camargo, negó que la hubieran tenido en el edificio y envió los papeles a la Justicia Federal. Pese a las declaraciones de Atencio, Romano dictaminó el sobreseimiento provisorio porque, según él, los autores eran ignorados.

Juan Pedro Racconto

Fue secuestrado el 21 de agosto del mismo año por personal de seguridad. Posteriormente lo trasladaron a la Unidad n° 9 de La Plata. Su hija declaró que no supieron nada de él por 40 días.
Ante un Hábeas Corpus presentado el 11 de noviembre, la respuesta del Ministerio del Interior fue que “podría” tratarse de una persona detenida a disposición del Poder Ejecutivo Nacional. Desde el Comando de la 8va Brigada de Infantería de Montaña ratificaron eso, por lo que el juez Guzzo rechazó el recurso e informó al fiscal de entonces, Otilio Romano.

Zulma Pura Zingaretti

Es el décimo sexto caso de desaparición forzada que se atribuye a los ex magistrados y el más documentado de todos los casos.
En la madrugada del 22 de agosto del ’76, entraron violentamente a su domicilio, robaron objetos y secuestraron a Zulma. La denuncia hecha por su hermano ese día fue elevada como sumario policial y el fiscal Romano pidió el sobreseimiento provisorio. Guzzo aceptó e hizo archivar.
Casi un mes después, en un nuevo sumario, se agregaron detalles del procedimiento. El fiscal actuó del mismo modo y el juez Petra Recabarren le dio lugar.
Los cinco Hábeas Corpus presentados aportaban información adicional para una investigación. Desde la autoría del secuestro hasta notas de periódicos que evidenciaban a Zulma Pura Zingaretti como desaparecida. Las omisiones a investigar fueron sistemáticas de parte de Guzzo, Petra y Romano. Este último, dijo Vega molesto, en su declaración indagatoria se refirió a este caso preguntando “¿qué podría haber hecho?”.

Juan Carlos Nieva

En un primer momento allanaron el domicilio de su familia, maniataron a todos y se llevaron a Manuel Nieva para que ubicara la dirección de su hermano. Era 27 de agosto de 1976 a la madrugada y ocho personas secuestraron a Juan Carlos en el barrio Fusch.
Su hermana hizo la denuncia al otro día. Contó que él trabajaba en YPF y estudiaba en la UTN. Cuatro días después lo soltaron con la condición de que abandonara la provincia. Esta actuación llegó a la Justicia Federal y el fiscal Romano solicitó que se sobreseyera provisoriamente por tratarse de “autores desconocidos”. Guzzo aceptó.

Ángel Bartolo Bustelo

Fue detenido el 3 de septiembre de 1976, a sus 67 años. Era dirigente del Partido Comunista. Retirado violentamente de su domicilio, lo sometieron a un interrogatorio de dos horas a la madrugada. Estuvo detenido en el Comando de la 8va Brigada de Infantería de Montaña, en la penitenciaría provincial y en la Unidad n°9 de La Plata. Recuperó su libertad el 11 de agosto del año siguiente.
Llevaba dos meses detenido cuando denunció ante Guzzo los apremios ilegales recibidos durante la privación de su libertad en Mendoza. Romano se excusa nombrando todo lo que hizo para darle la libertad a Ángel Bustelo pero nunca investigó las torturas a las que fue sometida la víctima fundamentalmente por personal del Ejército.

Audiencia 155

María Leonor Mércuri

Estudiaba en la Escuela de Servicios Sociales y tenía 24 años cuando fue detenida en la vía pública, el 9 de septiembre de 1976. Hacía trabajos comunitarios con el Padre Llorens en el Barrio San Martín. Se encuentra actualmente desaparecida.
Dolores Monzó Rodríguez, la madre de Leonor, vivía en Capital Federal y llegó a Mendoza el 24 de septiembre. Inició una intensa búsqueda que la guió a saber que su hija había sido detenida en el marco de un Operativo Antijesuita.
La señora hizo una denuncia ante la Seccional 16 el 13 de septiembre que originó un sumario remitido a la Justicia Federal. Un recurso de Hábeas Corpus del 27 de abril de 1977 fue rechazado con costas por el juez Guzzo. A Otilio Romano le sorprendió en su declaración indagatoria que se hubiera interpuesto siete meses después. Dante Vega aclaró que ese no era el punto, sino demostrar cuántos días, meses y años se demoró la Justicia en no investigar una desaparición forzada.

Salvador Alberto Moyano

Se encuentra desaparecido desde su secuestro, el 27 de septiembre del ’76. Tenía 22 años, estaba casado y era ex agente de la Policía de Mendoza.
Ese día, su esposa formuló una denuncia aportando elementos como rasgos de los sujetos del hecho, los tres hombres, y el auto en el que se lo llevaron. Las actuaciones llegaron a la Justicia y el fiscal Romano instó el sobreseimiento provisional. Guzzo resolvió en ese sentido por falta de conocimiento sobre los responsables.
Los dos Hábeas Corpus interpuestos fueron rechazados por el juez Petra Recabarren. En el primer caso, Romano fue notificado del recurso presentado aunque no de las resoluciones de juzgado. En este caso, no cabe la excusa de los autores desconocidos porque la víctima era policía y su familia reconoció a los responsables.

Juan Humberto Rubén Bravo Zacca

Estaba con su mujer, su madre y su hija cuando se lo llevaron violentamente unas siete personas armadas. Desde el 21 de octubre de 1976  está desaparecido. Fue visto por Pablo Seydell en la Comisaría Séptima esa noche o la siguiente.
Fueron presentados tres Hábeas Corpus: por su suegro, su suegra y su esposa respectivamente. Los tres fueron rechazados con costas sistemáticamente y solamente en el segundo fue notificado el fiscal Romano. Aunque cada recurso aportaba nuevos datos, la actuación de la Justicia Federal por los hechos siempre fue indiferente.

Ver fotos AUDIENCIA 155

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s