AUDIENCIA 196 / EL ESOTERISMO DE ARIEL CIVIT

03-04-17 |  En una extensa exposición, el defensor del exjuez Otilio Romano incurrió, nuevamente, en la repetición de conceptos y palabras ya expresados en sus intervenciones anteriores aunque, también, sorprendió con nuevos intentos de descalificaciones hacia los acusadores a quienes acusó de realizar construcciones fantasiosas. Para el letrado, los más de tres años que lleva este juicio son “esoterismo puro”.

El péndulo

En la novena audiencia dedicada a defender a Romano, Ariel Civit volvió sobre aspectos que ya había analizado anteriormente referidos a la competencia o incompetencia de los jueces y fiscales durante el terrorismo de Estado y defendió la actuación en general de quienes fueron magistrados y hoy están acusados de delitos de lesa humanidad. Además, una parte de su discurso tuvo connotaciones políticas al cuestionar al gobierno anterior acusándolo de perseguir a Romano por oponerse a la Ley de Medios. También lo hizo al comparar casi de forma permanente la conducta del exmiembro de la Corte Suprema de la Nación, Raúl Zaffaroni, con la de su cliente. En este punto, como lo han hecho los otros defensores de los exjueces imputados, consideró que todos los que fueron jueces y fiscales, antes y durante la dictadura, deberían ser investigados.

Fue entonces que apeló al concepto de “construcción fantasiosa y esoterismo puro” para descalificar no sólo a la Fiscalía, sino a todos los querellantes. Y dijo que este juicio le hace a acordar a la novela El Péndulo de Foucault, del italiano Umberto Eco. Es claro el juego de palabras de Civit cuando revisamos la sinopsis del libro de Eco:

“Tres intelectuales que trabajan en una editorial de Milán establecen contacto con autores interesados en las ciencias ocultas, las sociedades secretas y las conjuras cósmicas. En un primer momento dicha relación se mantiene estrictamente profesional, pero poco a poco van estrechándose los lazos. Editores y autores inventan juntos, por puro juego, un complejo plan urdido supuestamente por los templarios siete siglos atrás. Pero alguien toma demasiado en serio el juego, y todos ellos se verán inmersos en una inquietante pesadilla”.

Después de la metáfora irónica y literaria Civit volvió a la repetición de repeticiones, lo que puede corroborarse con un ligero repaso de las crónicas de las audiencias anteriores. Dijo que los querellantes han ocultado pruebas, que los exjueces no tenían herramientas para investigar, que la competencia era de la justicia militar, que cuando en la justicia federal se declaraban competentes (y rechazaban los Habeas Corpus) lograban que no se perdieran los expedientes y que –en definitiva- los magistrados hacían lo que la ley les indicaba.

Reconoció sí, que el Estado se clandestinizó y, en cambio, aseveró que la actuación de los jueces no fue clandestina y que no conocían lo que sucedía; y que de saberlo, no podían evitarlo.

Tan reiterativos fueron los conceptos del defensor que, en un momento, en que él mismo intuyó que no le prestaban demasiada atención, y tras admitir que “ya sé que soy reiterativo y yo sé que esto ya lo he dicho” solicitó un cuarto intermedio. No obstante, continuó hablando del esoterismo, de Zaffaroni, del péndulo y, reiteradamente, indicó que los exmagistrados Fuego, Díaz Araujo y Peñaloza fueron obviados por los acusadores a pesar de que –siempre según Civit- deberían estar en la mima situación que los acusados.

Y fue más allá con una interpretación sorprendente e increíble sobre los Consejos de Guerra, al opinar que “fueron creados por los militares para evitar a los Romano, los Miret, los Petra y los Carrizo”. No sólo eso, también aseguró que en la época de la dictadura, a Romano lo perseguía la ultraderecha, acusándolo de defender a subversivos y, que en democracia, lo persiguen bajo el argumento de que fue cómplice de la dictadura.
Antes de terminar su exposición de este lunes, el letrado aclaró que no tenía constancia de que algún Organismo de derechos humanos hubiese presionado a la OSEP (Obra Social de los Empleados Públicos) para que lo hicieran renunciar a un cargo que allí ejercía.

Este martes seguirá alegando Civit.

Ver fotos AUDIENCIA 196

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s