AUDIENCIA 167 / HORROR Y ESPANTO

26-09-16| La Defensoría Oficial comenzó el tratamiento de las causas que involucran a sus defendidos. Uno de sus representantes, Leonardo Pérez Videla, utilizó, reiteradamente, los términos horror, espanto y atrocidades, entre otros, para referirse a los hechos sucedidos durante el terrorismo de Estado. El abogado no negó la existencia de los delitos pero sí trató de desligar de responsabilidades al expolicía Armando Fernández, único acusado en las tres causas abordadas en esta audiencia.

Alegato Pérez Videla

Pedido de absolución

Siempre en tono respetuoso, tanto hacia las víctimas, como a testigos y familiares, el doctor Pérez Videla hizo una extensa defensa técnica del exoficial inspector Armando Fernández, quien se desempeñó en el área de Inteligencia de la policía y en el D2 y está acusado en las causas que tuvieron como víctimas a Carlos Cangemi y Alicia Peña, y también en la causa Rabanal.

El defensor apeló a argumentaciones parecidas en los tres expedientes. Para él no hay pruebas suficientes y Fernández no está identificado como autor de los hechos que se le imputan. Consideró, además, que su defendido no estaba capacitado ni formado para cometer esos delitos ni tuvo dominio de la situación.

El miembro de la Defensoría Oficial también cuestionó la ampliación de las imputaciones por cuanto para él se trata de los mismos hechos de la acusación original y no hay elementos nuevos que permitan el ajuste imputativo.

Pérez Videla aludió a una declaración indagatoria de 2008, cuando Fernández negó su participación en torturas, detenciones ilegales o abusos. Asimismo, hizo especial hincapié en que en Mendoza la denominada lucha contra la subversión la condujeron fuerzas militares y la policía actuó como subordinada.

Defensa y acusados

Bajo los argumentos de que no hay elementos objetivos que acrediten su participación en delitos y existe una orfandad probatoria, el defensor pidió la absolución lisa y llana de Fernández en las causas Rabanal, Cangemi y Peña. Y agregó que si hubiese condena el exoficial inspector debería resultar absuelto por el principio de la duda. Solicitó además que, por razones de salud, su defendido –ya condenado a prisión perpetua en un juicio anterior- continúe bajo prisión domiciliaria.

Este martes continuará el alegato de la Defensoría.

Ver fotos AUDIENCIA 167

MÁS INFO EN “CRÓNICAS AL DÍA”

Anuncios