AUDIENCIA 192 / CASI INENTENDIBLE

13-03-17| La quinta intervención de Ariel Civit en su alegato en favor de Otilio Romano se constituyó en una de las audiencias –si no la más- tediosas en lo que va del juicio. La cantidad de citas, tecnicismos y elucubraciones jurídicas hicieron que en las casi 2 horas de la exposición, la atención de los presentes de diluyera, lo que está lejos de los objetivos que se persiguen en un juicio oral y público.

Contra la comisión por omisión

El defensor del exjuez Romano centró esta parte de su alegato en atacar lo que se considera el delito de comisión por omisión de investigar o promover investigaciones que le endilgan a su cliente y a los otros tres exjueces imputados.

Aclaró primero que no iba a volver sobre lo que alegó en sus anteriores intervenciones pero sí volvió. Luego, comenzó la interminable cita de autores –por lo menos doce- y jurisprudencia de otros países, entre los que incluyó a Colombia y Paraguay. Para el público fue casi imposible comprender tanto tecnicismo mientras fue notorio cómo las partes no prestaban demasiada atención. En un momento, incluso, como lo muestran las fotos, los exmagistrados Romano, Petra y Miret no pudieron contener el sueño. Éste último, probablemente para disimular, llegó a colocarse unos anteojos oscuros. Asimismo, se vio a los abogados, de una y otra parte, repasar expedientes.

Uno de los planteamientos de Civit fue sobre si la omisión de investigar significó tener dominio del hecho y puso como ejemplo el reciente pedido de la defensa para que el TOF interviniera frente a las malas condiciones del sector del penal en el que están los detenidos por delitos de lesa humanidad. Dijo el defensor que si el problema no se soluciona no es responsabilidad del Tribunal, que hizo lo que tenía que hacer. Y consideró que, como en el caso de su defendido, no hay comisión por omisión.

En otro punto señaló que en los Habeas Corpus (HC) tampoco se dio la comisión por omisión y opinó que no se puede vincular a esas omisiones con los resultados, en referencia a los delitos luego conocidos. Estimó que el rechazo de un HC no puede generar responsabilidad sobre torturas y homicidios ocurridos posteriormente.

También intentó desestimar el reproche sobre los exmagistrados cuando les informaban que un detenido estaba a disposición del PEN pero aún no se conocía el decreto y se amparó en que la ley 19.549 prevé el efecto retroactivo de esos decretos. “Siempre el decreto va a ser posterior al arresto”.

Antes de que culminara la audiencia el defensor desacreditó a los querellantes con el concepto de que “han acusado a como dé lugar, sin importarles las leyes”.

Este martes continuará Civit, ahora con el tema de la competencia de los exjueces.

Ver fotos AUDIENCIA 192

MÁS INFO EN “CRÓNICAS AL DÍA”