AUDIENCIA 168 / LA CULPA LA TIENE EL MUERTO

27-09-16| La Defensoría Oficial continuó el tratamiento de las causas que involucran a los expolicías y miembros de la FFAA. Nuevamente, el abogado Pérez Videla intentó desvincular de las responsabilidades a sus defendidos. Una lista de consideraciones por demás conocidas formaron parte de la extensa jornada de debate.

Leonardo Pérez Videla alega

En la fecha continúo alegando el defensor oficial Leonardo Pérez Videla en las causas ordenadas cronológicamente. Hizo ingentes esfuerzos por desdibujar las responsabilidades que le caben a oficiales del Ejército y a los miembros del D2, el principal Centro Clandestino de Detención Tortura y Exterminio de Mendoza, donde los vejámenes era el pan de cada día.

En relación con los hechos padecidos por Francisco Robledo, Alberto Scafatti y Alicia Peña, que tienen como imputados a Armando Fernández, Diego Morales y Pablo Gutiérrez, el defensor esgrimió los mismos argumentos del lunes para alejar a sus defendidos de los delitos que se les imputan. En un primer intento trató de responsabilizar al Ejercito de los ilícitos. Luego, leyó ciertas inconsistencias, a las que llamó “contradicciones”, que encontró en las declaraciones de las víctimas y las usó para afirmar que faltan pruebas para que se los incrimine. Pidió, además, analizar con mayor contundencia el cambio de calificaciones: “no estaba incurriendo en lo que se le acusa, no encontramos asidero concreto en esta relación”, enfatizó con respecto a Fernández, por lo que demandó la absolución por el beneficio de la duda. Olvidó quizá que ninguno de los acusados negó haber tenido cierto grado de participación en los hechos, como por ejemplo, haber visto a las personas detenidas e incluso llevarles comida.

Causa Luna
Julio Hèctor Lapaz en la Audiencia 168

Julio Hèctor Lapaz en la Audiencia 168

En relación con esta causa, que tiene como acusados a Andrada, Moroy, Lapaz, Tragant y Furió, el doctor Pérez Videla contrastó las declaraciones de Roque Luna, David Blanco, Daniel Ubertone, Ramón Córdoba y Rosa Gómez para, nuevamente, establecer que existen elementos contradictorios en ellas y que rige, otra vez, el beneficio de la duda. De nuevo utilizó el argumento de que no se puede condenar a “una cabeza policial ni militar por acciones que llevó a cabo una estructura paramilitar”. La situación misma de relectura de declaraciones y el nombrarlas como “contradicciones” revictimiza, una vez más, a las personas que estuvieron en cautiverio durante la dictadura.

Respecto del caso de Rosa del Carmen Gómez, la Defensoría intentó desvincular a Rubén Darío González y Julio Héctor Lapaz de la responsabilidad penal del delito de violación sexual. Con largos detalles innecesarios y citas de testimonios, Pérez Videla quiso culpabilizar de estos vejámenes, únicamente, a Manuel Bustos Medina, personal de la policía, ya fallecido. Aunque dijo no querer emitir consideraciones por respeto al horror vivido por Rosa Gómez, desestimó el maltrato hacia las mujeres al decir que no se puede saber con certeza quiénes tenían el dominio de estos hechos.

El integrante del Ministerio Público de Defensa pidió que se valoraran los contrastes entre los testimonios y no fuera solamente una cuestión de astucia a la hora de argumentar. Los responsables fueron, reiteró, parte de un subgrupo paralelo liderado, probablemente, por Bustos Medina. Consideró la falta de posibilidades de encontrar elementos objetivos que puedan atribuir el control de estos hechos y por ello pidió la absolución lisa y llana de los imputados.

La audiencia continúa el lunes 3 de octubre a las 9:30 hs.

Ver fotos AUDIENCIA 168

MÁS INFO EN “CRÓNICAS AL DÍA”